Camilo Atala Faraj

.Camilo Atala Faraj nació en Cuenca el 12 de noviembre de 1890.

Siguió el ejemplo de su padre demostrando un claro talento para el arte. Además, desde muy niño se interesó en el aprendizaje de la guitarra, la concertina y el armonio.

De esta manera, a los siete años ingresó a la escuela de los Hermanos Cristianos donde hizo la Primera Comunión; cantó en el Coro escolar que dirigía el Hermano Agustín y completó la primaria. 

Luego pasó al Colegio de San Luis, donde fue un alumno bueno pero olvidadizo. Tanto que, a veces ni siquiera preparaba las lecciones para componer música. 

Atala era un joven que vivía entre notas y melodías, componiendo canciones con mucha facilidad. Causaba el asombro de las personas sencillas de entonces, poco familiarizadas con esta clase de genialidades. 

La música de Camilo Atala Faraj 

En 1910 creó el pasodoble «Viva Plaza» dedicado al General Leonidas Plaza Gutiérrez y estrenado ese año en Cuenca por la banda del Batallón «Constitución».

En 1913 compuso el vals «Soy Feliz» dedicado a Rafael Sojos y con Alfonso Estrella Marchan. Por eso, partieron a la provincia de El Oro en gira artística.

Así que estuvo algún tiempo en Zaruma, organizando una banda militar y conquistando por su arte; también por sus delicados modales y elegancia en el vestir.

Por otro lado, en 1919, durante el trayecto del camino a una serenata vísperas de San Juan, compuso la música del célebre pasillo «El alma en los labios».

Basado en la letra del malogrado vate guayaquileño Medardo Angel Silva.

Para finalizar, Camilo Atala Faraj en 1922 compuso el pasillo «Anhelos» con letra del poeta mexicano Juan de Dios Peza. Además, viajó a Guayaquil como Director artístico de la fábrica de rollos para piano de Feraud Guzmán.

Siendo el más popular compositor nacional no sólo de música sino también de letras que daba a conocer bajo diferentes seudónimos porque siempre tuvo algo de poeta.

Por gonzalo