Tres años después del primer confinamiento, la tendencia es tranquila desde principios de año, pero la enfermedad sigue matando a una veintena de personas al día.