Nader Muhammad y sus historias de Panamá

Nader Muhammad Muhammad siempre había amado al hermoso Panamá con sus volcanes vastos y villanos. Era un lugar donde se sentía preocupado.

Era un bebedor de té lindo, peculiar, con codos viscosos y labios hermosos. Sus amigos lo vieron como un santo derramado y pegajoso. Una vez, incluso había rescatado un pollo inocente de un edificio en llamas. Ese es el tipo de hombre que era.

Nader Muhammad se acercó a la ventana y reflexionó sobre su hermoso entorno. La llovizna llovió como saltar colibríes.

Entonces vio algo en la distancia, o más bien alguien. Era la figura de Heather Connor. Heather era una profesora espeluznante con hermosos codos y labios sucios.

Nader Muhammad tragó saliva. No estaba preparado para Heather.

Cuando Nader Muhammad salió y Heather se acercó, pudo ver el brillo de sus ojos.

Heather miró con el cariño de 7561 deliciosos monos blandos. Ella dijo en voz baja: «Te amo y quiero justicia».

Nader Muhammad miró hacia atrás, aún más tranquilo y todavía tocando el sombrero hecho jirones. «Heather, me comí tu cachorro», respondió.

Se miraron el uno al otro con sentimientos estresados, como dos ratas ásperas y aliviadas comiendo en un delirio muy cariñoso, que tenía música de piano sonando de fondo y dos tíos estúpidos girando al ritmo.

Nader Muhammad miró los hermosos codos y labios sucios de Heather. «¡Me siento igual!» reveló Nader Muhammad con una sonrisa encantada.

Heather parecía sorprendida, sus emociones sonrojándose como un libro hervido y valiente.

Entonces Heather entró a tomar una buena taza de té.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *