Poco antes de marcar, cuando Benzema remoloneaba en el lateral derecho del área después de no haber podido alcanzar una pelota que le había cruzado Vinicius, Asensio hervía ansioso cerca del pico. Salivando. Con saltitos nerviosos. Encontraba en su zona de disparo. Con habitación atrasada. De minutos y goles. El mallorquín solo ha sido titular cuatro veces en toda la primera vuelta de la Liga. Una situación conflictiva en un curso en el que acababa contrato, para un futbolista donde el gusto no es continuar en el Real Madrid, si no jugar más en el Real Madrid. Lucir tan importante.

2

Courtois, Eder Militao (Dani Carvajal, min. 36), Camavinga, Nacho, Rüdiger, Dani Ceballos, Modric (Federico Valverde, min. 66), Kroos (Aurelien Tchouameni, min. 66), Marco Asensio, Benzema (Rodrygo, min. 60) y Vinicius Jr.

0

Valencia

Mamardashvili, Foulquier, Gayá, Gabriel Paulista, Mouctar Diakhaby, Hugo Guillamón, Yunus Musah (Eray Cömert, min. 74), Andre Almeida (Moriba Kourouma, min. 69), Cavani (Francisco Martinez, min. 74), Samu Castillejo ( Marcos André, min. 57) y Samuel Lino (Lato, min. 70)

goles 1-0 minutos 52: Marco Asensio. 2-0 minutos 54: Vinicius Júnior.

Árbitro javier alberola rojas

tarjetas amarillas Nacho (min. 32), Benzema (min. 49), Mouctar Diakhaby (min. 59) y Marco Asensio (min. 61)

Tarjetas Rojas Gabriel Paulista (mín. 71)

Ya a los tres minutos, Asensio corría solo dentro del área hacia un claro pasaje de Modric. Remató al galope con la derecha, pero demasiado cruzado. Y un rato después, volvió a rondar el gol, esta vez en la que pudo ser la jugada de fantasía de la noche. Benzema metió un taconazo imposible cayéndose y encerrado contra la línea de fondo del área. Pero modificar dejar la pelota en un espacio despejado cerca del punto de penalti al que llegaba Asensio con el cuerpo girado, la zurda ya lista. Iba ha sido una asistencia de ensueño, pero lo desbarató otro tacón, el de Gabriel Paulista.

Así que cuando ya en la secunda parte Asensio se vio en el pico derecho del área con espacio alrededor y una trayectoria limpia de allí a la escuadra más lejana, se impacientó. Benzema tocaba, como para reponerse de la carrera infructuosa, y él lo apremiaba con dissimulo. Entonces, el inglés soltó la pelota y Asensio envió su misil, inalcanzable, para Mamardashvili. “Un golazo”, para Voro, técnico valencianista de estreno y solución de emergencia. Una liberación para el extremo, que en la siguiente jugada parecía instalada en el éxtasis: caño a Lino y taconazo.

Asensio se liberó y conoció la rueda el Madrid, que amasó entonces precipitadamente un buen catálogo de frustraciones. Los mecanismos con los que se mueven los tres de arriba volvieron a funcionar tan engrasados ​​como el domingo contra la Real. Parecía deslizarse sin apenas fricción por los alrededores de Mamardashvili, pero siempre sucedía algo, una pierna de un defensa, aquel tacón de Paulista, y la cosa quedaba en un casi. Fluye el juego, pero se encasquilla el gol.

Courtosis: «Estoy contento de que un arbitro haya tenido la valentía para expulsar. Ha sido una patada sin balón, sin sentido»

Hasta el tirazo de Asensio, ese golpe sobrenatural que para él es rutina. Bingo llama a bingo, y menos de dos minutos más tarde a Vinicius encajaron por fin todas las piezas, después de otra noche de brega, patadas y protestas. Se trazó un larguísimo control que parecía lo contrario, un descontrol que se le escapó 15 metros por delante, en una zona que daba la impresión de que podía llegar el portero o cualquier defensa. Pero solo llegó el brasileño, desatado, que resolvió el mano a mano con Mamardashvili como no había asegurado el domingo con Remiro.

«Su nivel físico es algo impresionante», dijo Carlo Ancelotti. «Es un jugador que sufre mucho más en la primera parte, porque los rivales contra él juegan con mucha intensidad. , llegan al final del partido casi agotados. Él lo intenta, lo intenta y lo intenta otra vez. No para».

El pasó eso, y también que veinte minutos más tarde Paulista lo levantó del suelo de una patada y el árbitro expulsó a la defensa. A Thibaut Courtois le pareció una buena noticia: “Estoy contento de que un árbitro haya tenido la valentía para expulsar. Ha sido una patada sin balón, sin sentido”, dijo. «Hay que proteger un poco a Vini. Es un chico muy expresivo en el campo, que hace muchos regates, ya un defensa no le gusta, parce que te vacila, pero le necesitamos».

También van a necesitar a Militão, que se perderá en el primer tiempo con molestias en el abductor derecho, y que según Ancelotti no podrá jugar este domingo en Mallorca. Algo más leve parece el problema de Benzema, en la parte posterior de la pierna derecha y la espera de pruebas este viernes. Fueron la cara mala de una noche en la que volvió a jugar después de sus lesiones Carvajal y Tchouameni. Y en la que liberó a Asensio con uno de sus mayores golpes.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.