Los dirigentes de Orange casi querrían salir a la calle a protestar contra la reforma de las pensiones. Al prometer posponer la edad de jubilación a los 64 años y extender el período de cotización, el proyecto del gobierno promete ser para el operador de telecomunicaciones.

En diciembre de 2021, durante la renovación por un año de su régimen senior a tiempo parcial (TPS) que autorizaba a sus empleados más antiguos a jubilarse anticipadamente, Orange había acordado incluir una cláusula de salvaguardia para proteger a los beneficiarios de una posible reforma. Lo llevaré en uno. El operador todavía está luchando para cuantificar con precisión el costo adicional, pero podría ser de alrededor de seis meses adicionales por empleado, si el proyecto actual del gobierno tiene éxito.

Reforma o no, el TPS le costará a Orange más de lo esperado. Al ver la llegada del plan del gobierno, muchos empleados del grupo todavía vacilante decidieron en las últimas semanas de 2022 llevarse el dispositivo antes de la fecha límite del 31 de diciembre. Resultado, según el último conteo obtenido por El mundo7.600 empleados de Orange France, la única entidad afectada, han activado su TPS.

«Disfunciones y sobrecarga de trabajo»

Inicialmente, el grupo había presupuestado en sus cuentas de 2021 que el dispositivo le costaría 1.225 millones de euros. Dado el número de beneficiarios superior a los supuestos iniciales, el proyecto de ley parece más salado. La cifra exacta debería darse el 16 de febrero, durante la presentación de los resultados de 2022, fecha en la que Christel Heydemann, consejera delegada de Orange desde abril de 2022, también deberá desvelar su plan estratégico.

En los equipos de Orange Francia, cuya directora general, Fabienne Dulac, cederá el 3 de abril a Jean-François Fallacher, nos preocupa ver que tantos compañeros se vayan a la vez, a veces muy rápido dependiendo del saldo de permisos sustituidos por algunos. Los 7.600 TPS en 2022 representan casi el 10% de la plantilla total de la entidad francesa. La mitad de los beneficiarios de las funciones centrales y de apoyo.

“Algunos departamentos han visto marcharse a más del 20% de sus empleados, lo que genera disfunciones y sobrecarga de trabajo para los que se quedan”, preocupa a un representante del personal, que teme un recurso acumulado a la subcontratación. A veces también faltan habilidades técnicas. Estos 7.600 se suman a los 11.900 empleados que se beneficiaron, al 31 de diciembre de 2021, de acuerdos anteriores de TPS.

Te queda el 59,23% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.