El Espanyol ha decidido impugnar el partido ante el Atlético de Madrid disputado este pasado miércoles y que terminó en empate (3-3) al considerar que el gol concedido a Griezmann, no solo no rebasó totalmente la línea de gol, sino qu’incurrieron en una serie de irregularidades que les compromete su permanencia en Primera división . La jugada de la polémica hace referencia tiene un gol de Griezmann que el árbitro no concedió al oír que Pacheco lo había impedido pero que después otorgo aconsejado por el VAR. El problema es que no existe ninguna imagen lo suficientemente clara en la que vea que el balón supere completamente la línea de gol, lo que ha provocado el enfado y la reacción del club catalán, que consideró que el resultado sería adulterado.

El Espanyol ha emitido un comunicado oficial en el que acusa a de «acción negligente» al colectivo arbitral, en particular en los que están el VAR. El Espanyol es en realidad penúltimo, a falta de dos jornadas y tiene la salvación a tres puntos. Si el gol no hubiera subido al marcador, las opciones de permanencia serían mayores, motivo por que se sienten vulnerados sus derechos, “sintiéndonos perjudicados de forma gravepor lo que procederemos, en consecuencia, a impugnar el partido disputado ayer y solicitar, por tanto, que se proceda a cordar su nullidad”.

El Espanyol se aferra al hecho de que no existe ninguna imagen que demuestre que el balón “ha entrado o no en su totalidad”. “Es más, todos los análisis propios (del club) y de terceros a los que hemos tenido acceso, demostrian, por contra, que la pelota no traspasa en ningún momento la línea de gol en su totalidad”. Tan seguro como se está incumpliendo el protocolo VAR, ya que no hay pruebas concluyentes que permitan la actuación del videoarbitraje. Además, el club blanquiazul argumentó sus quejas recordando que Competición ha actuado de oficio esta misma semana retirando una tarjeta roja a Vinícius, escuchó que las imágenes utilizadas por el VAR determinaron el error del árbitro en la expulsión del brasileño. Pretender que ahora haga lo mismo.

Este es el comunicado del Espanyol: «Una vez finalizado el partido frente al Club Atlético de Madrid, el RCD Espanyol solicitó formalmente al Comité Técnico de Árbitros (CTA) la imagen o secuencia que se tragó la concesión del segundo gol del conjunto madrileño, en una decisión tomada por los arbitros VAR (Video Assistant Referee) y que supuso una corrección a la decisión tomada por el arbitro del encuentro. Recordemos, que como el propio reglamento establece, para cambiar una decisión arbitral desde Las Rozas, deberá existir una imagen contundente e irrepetible para ello”, empieza explicando el club de Cornellá.

“Al final de hoy hemos recibido respuesta por parte del responsable del proyecto VAR, el Sr. Carlos Clos Gómezen que nuestra información en base al reglamento actual no les es posible facilitarnos imágenes o conversaciones entorno a las decisiones adoptadas en la sala VOR, confirmándonos no obstante que la imagen usada para anular la decisión del colegiado y validar el segundo gol del Atlético fue la en el producción de televisiónel procedente de la conocida como ‘spider cam’”, prosigue antes de desglosar una serie de puntos.

“1.- La imagen única usada para la concesión del gol ofrece una perspectiva desde la que es determinación imposible si la pelota ha entrado o no en su totalidad. Es más, todos los análisis propios (del club) y de terceros a los que hemos tenido acceso, demostrando, por contra, que la pelota no traspasa en ningún momento la línea de gol en su totalidad”, comienza.

“2.- Que esta forma de proceder Completa el protocolo VAR, por cuanto corrige una decisión arbitral sin disponer de una sola prueba concluyente para ello. Ocurrir por tanto una adulteración del partido y una negligencia manifiesta en la aplicación de las normas y en el uso de la tecnología disponible, derivándose de ello un daño irreparable a nuestro club en el resultado del partido de ayer y, por tanto, en nuestra situación clasificatoria”, añade.

“3.- Además, consideramos que esta semana se ha establecido un anterior que hay un nuevo paradigma en la administración de justicia deportada en el fútbol español, al intervenir en el Comité de Competición en decisiones previamente arbitradas en el campo y en el VAR. Tras la disputa del encuentro Valencia CF – Real Madrid, dicho Comité escuchó que en una acción de aquel encuentro el uso de la tecnología y las imágenes disponibles por parte de los árbitros de VAR «fue totalmente parcial, sesgada y determinante del error del colegiado en la valorización del acaecido”. Derived from todo lo anterior, se usó la retirada de una tarjeta roja mostró a un jugador”, puntualiza.

“Este nuevo paradigma se ha utilizado en el ámbito laboral para escuchar en este caso que nuestra ocupación, hubiera debido aplicado también por parte del Comité, entre otros ejemplos, en el partido que disputamos en la jornada número 33 en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, en el que concedió validar al primer gol del Sevilla FC en una acción precedida de falta a nuestro jugador Brian OlivanNo mostrándole desde el VAR al árbitro de campo una toma (disponible) en la que se apreciaba de forma clara la falta”, insiste.

Anuncia acciones legales

Para concluir: “4.- Por todo lo anterior, el RCD Espanyol considera vulnerados sus derechos, sintiéndonos perjudicados de forma gravepor lo que procederemos, en consecuencia, a oponer el partido disputa ayer y solicitar, por tanto, que se proceda a cordar su nulidad. Asimismo, el RCD Espanyol, en defensa de sus legítimos intereses, estudia posibles acciones judiciales adicionales por el posible daño patrimonial derivado de esta actuación. Resulta sumamente importante mencionar que no pretendemos denunciar la existencia de un error de arbitraje humano, inherente a la propia naturaleza del deporte. Lo que el RCD Espanyol denunció ante el Comité de Competición de la RFEF es la existencia de una actuación negligente grave por parte del colectivo arbitral designado para el citado encuentro y, en concreto, por parte de los árbitros VAR designados por la RFEF, del que ha conocido vez dimana material manifiesto y flagrante error, generador de perjuicios irreparables para el RCD Espanyol, tanto deportivos, como potencialmente económica”.

Por ello, «se entiende que es incompatible presumir de los más altos estándares y asistir a un uso «parcial y sesgado» de una tecnología insuficiente». Y acaba con una reflexión: «Aspirar a tener la mejor competencia del mundo requiere hechos además de buenas intenciones».