Actualizado

Se prevé una restricción mayor del crédito, pero no por las turbulencias financieras y limitada a entre 300 y 400 millones de exposición a Credit Suisse

JAVI MARTÍNEZ

El Banco de España analiza estas razones y las consecuencias de las recientes turbulencias financieras sobre las entidades españolas. La organización sigue siendo un vigilante sobrio situación de liquidación de los bancos en el pas, pero descarta que las tensiones recientes en el mercado se traduzcan en una restricción del crédito a familias y empresas; stas vendrn, sin embargo, por el impacto de la subida de tipos y la inflacin.

«No creo que haya restricciones de crédito por tensiones de liquidez», ha dicho mercedes olano, director general de Supervisión del Banco de España, durante la presentación este martes de la Memoria de Supervisión correspondiente al año 2022. «El endurecimiento viene determinado por la subida de los tipos de interés, ya que hay menos clientes capaces de afrontarlas», y por el impacto de la inflación en las rentas de hogares y empresas. Ser una contraccin del crdito por la va de la demande, tal y como ha explicado Olano: quines ya tienen crditos, tendrn cuotas ms elevadas y quines no los tienen, afrontarn ms dificultades para conseguirlos. «Es una incertidumbre que está encima de la mesa», ha añadido.

Estos das, el Banco de Espaa monitoriza el resto de incertidumbres vinculadas al reciente pnico bancario en los mercados. Segn Olano, los bancos cuentan con espaol «slidos fundamentales» de solvencia y liquidate y desarrolla un modelo comercial muy diferente al del malogrado Silicon Valley Bank (SVB). «Is a model of commercial bank muy enfocada al cliente minorista y con una enorme diversificación», ha dicho Olano, enumerando además que las entidades españolas tienen «muchísima liquidez» para aguantar ese tipo de ataques y que los pasivos están cubiertos al 66% por el Fondo de Garanta de Depsitos. «¿Es imposible repita lo del SVB en España?» ha subrayado.

Olano también ha descartado el riesgo de contagio por parte de Credit Suisse, donde los bancos españoles tienen una exposición directa».marginal”, entre 300 y 400 millones y todo tipo de productos.

En este escenario, el Banco de España no se plantó «hoy por hoy» a plantear las demandas de liquidación a las entidades nacionales, para así mantener una vigilancia sobria de la evolución de la reciente crisis. En estas das han mantenido conversaciones con los tesoreros de las entidades para supervisar precisamente el estado de esa liquidez y «hay temas que están encima de la mesa», sobre los que están realizando un «seguimiento serio pero no tan incisivo como en la pandemia» .

Sin salidas de depósito

A diferencia de lo ocurrido tras el estallido del coronavirus, el Banco de España no ha detectado estas semanas una retirada «extraordinaria» de depósitos ni prev activar algunas de las medidas extremas que el BCE utiliza por el impacto del Covid-19.

Tampoco contemplar ahora exigir un entrega de provisiones a las entidades para protegerse ante posibles vulnerabilidades, así la organización presidida por Pablo Hernández de Cos consideró que ste debe ser un movimiento que surgirá desde el propio sector. «Les décimos a los bancos qu’aprovechen los beneficios para aumentar sus ratios de capital e incrementar provisiones», ha asegurado Olano. «Es previsible que los ratios de mora aumenten y cuando eso ocurra, las entidades tiendan colchones para cubrirlos y harn ms estable al sistema», ha agregado.

As lo recoge también la propia Memoria de Supervisión, donde se apunta que los supervisores europeos «han establecido como prioridad supervisor para el período 2023-2025 que las entidades de crédito refuercen su capacidad de resistencia ante perturbaciones macrofinancieras y geopolíticas inmediatas, temiendo que el incremento de los costos de finanzas y la reducción de los ingresos disponibles de empresas y de hogares pueda generar un deterioro en la calidad de los activos crediticios”.

Doña provisiones y menos dividendos. A pesar de las restricciones durante la pandemia y la reducción de ganancias en los últimos años, Mercedes Olano considera que se ha producido un «efecto inverso» en la remuneración de los activistas. «Es la típica tensión entre supervisión y bancos. Hay que conseguir un cierto equilibrio entre que la retribución al capital sea adecuada pero no excesiva», ha dicho al respecto.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más